Una de 50

Dicen que la vida empieza a los 5o.

Para Grettel K, el 25 siempre fue su cumple y el de la Wolf, así es ella, natural y sencilla, como la vida misma. Le advirtieron las hadas buenas que a los 50 tendría que hacer una fiesta fastuosa, con lirios blancos al estilo de Wilde. Durante años, Grettel K pensó en esa fiesta como la señora Dalloway en comprar ella misma las flores, con determinación y ligereza. Pensó en las amigas y las viandas, en la tela de su vestido y en el color de las velas, esas cosas que se piensan cuando no te duermes, total, nada, para que vamos a pensar en lo efímera que resulta la vida, si puedes pensar en vino blanco y copas de cristal.

Para celebrar los 50, la mitad de su vida,  el arranque de todo lo más mejor, Grettel K se decidió por un pijama de seda verde arsénico bordado a mano…. Y por una odisea espacial.

Si bailaba a los 8, si bailaba a los 12, si salió bailando tal día como hoy del vientre de su madre… No iba a dejar de hacerlo ahora que empezaba la nueva vida.

Grettel K más ligera que una pluma, puso la nave rumbo a los anillos de Saturno y pensó que finalmente los 50 los iba a celebrar descalza, de verde Expiación y bailando en el espacio…

En la nave abrió una lista de canciones de C con título de despegue inmediato.

En el número 1 Cosmic Dancer. Nada mal para una de 50

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios