El bolso de Grettel K

por soylalarva

el bolso de grettel K 3

Vladimir Nabokov pedía a los alumnos de su  Curso de literatura rusa que describieran el contenido del bolso de Ana Karenina antes de tirarse a las vías del tren.

Dice Anna Caballé que el bolso de una mujer (tanto monta Ana K como Grettel K) es un parapeto ante la mirada ajena y un emisor de señales, que representa la materialización de lo íntimo.

En su último bolso de viaje, de color rojo, Ana Karenina puso los objetos indispensables. 

Ante mi sexta quimio (dicen que la última, pero de esta gente no se puede una fiar) yo me siento como Karenina, a punto de tirarme al tren.

El inventario de mi bolso tapiz de color naranja es mi equipo de supervivencia. Y éstos son mis objetos indispensables;

Una Moleskine roja con jeroglíficos indescifrables.

Un paquete de klennex con la tapa rota por lo que me pueda pasar…

Un paquete de chicles de fresa ácida V5 para aromatizarle el aliento a la dragona.

Un estuche de plástico transparente con lápices de colores Faber Castell escogidos cuidadosamente  y un  bolígrafo de tinta negra de calamar.

Un cuaderno de mandalas de bolsillo que llevo por la mitad.

Unos auriculares para aislarme del mundo exterior; esto es, el Hospital de día, las danzarinas de la toxicidad, la legión zombie y sus acompañantes más zombies que los zombies en sí mismos.

Un estuche de charol de color naranja y dentro; un bálsamo para los labios, un paquete de toallitas jabonosoas, una muestra de Heliotropo que es mi perfume favorito, un tubo de crema hidratante,  mi Transilium 10, un cepillo, aceite esencial de lavanda, mi dosis de Lyrica letal y un inevitable e inútil carmín.

Gafas de sol de mosca por si el sol aparece y va y me deslumbra.

Gafas  para leer por si me desenfoco más de la cuenta.

Guantes de color verde por si nieva y va y me congelo.

Indispensable móvil para escuchar canciones que curan, para mantenerme cuerda y querida vía sms, para escuchar las noticias y tener la certeza de que el mundo sigue vivo, mientras ocurre esto.

Este es el contenido del bolso de Grettel K antes de tirarse por última vez a las vías del tren de la quimioterapia.

Anuncios