Soy una larva

Miss Fifty, mi heroína del protón

Sobrecubierta Miss Fifty_MaquetaciÛn 1“Llegó a tres conclusiones: la primera, que lo que le sucedía se debía al rayo; la segunda, que de momento no se lo iba a decir a nadie. La tercera fue que modificar a placer la temperatura del agua no estaba entre las habilidades que había adquirido, aún no los llamaba poderes y menos aún superpoderes.” Rosa Ribas, Miss Fifty

Marta Ferrer es funcionaria, esposa y madre. Marta conduce su Vespa con pericia por Barcelona. Marta tiene esa edad en la que te vas volviendo casi invisible.

Marta Ferrer lucha contra un cáncer de mama, como tantas madres, esposas, funcionarias, mujeres casi invisibles… Acude a la Radioterapia cada día después del curro en una rutina que de precisa se convierte en mecánica, pero el último día Marta comprueba que el tratamiento además de cambiarle la vida le ha otorgado superpoderes.

Uno de ellos la invisibilidad total, que esta vez le va a ayudar a poner en jaque al Mal.

Marta Ferrer no es un pájaro, ni un avión, Marta es Miss Fifty.

Miss Fifty es la heroína que todas las mujeres que hemos pasado por la máquina del protón hemos soñado ser alguna vez. Al menos yo fantaseaba con ello, mientras la máquina graznadora  giraba a mi alrededor.

Conocí a Rosa Ribas y su Miss Fifty cuando  todavía estaba esperando el advenimiento de mis superpoderes y sus aventuras editadas por entregas en Sigueleyendo me devolvieron la sonrisa y me vengaron a partes iguales.        Eso se lo debo y se lo agradeceré siempre, Rosa lo sabe.

Por eso me alegra muchísimo que las aventuras de Marta Ferrer se hayan convertido en una novela exquisitamente ilustrada por María Espejo y editada con esmero por Reino de Cordelia.

Porque Miss Fifty nos nombra a todas las mujeres casi invisibles, heroínas del protón que pasamos por el trance de la Radioterapia y eso si que es un rayo que no cesa.

Mañana, Rosa Ribas y su superheroína se presentan en sociedad con la agenda llena.

Consúltala en; http://www.rosa-ribas.com/

Yo estoy pletórica; al fin…Ha llegado Miss Fifty!!!

Una jornada particular

DSC_0438

Dice Amando de Miguel; “Pocas cosas tranquilizan más que hablar con los amigos ─también a veces con los desconocidos─ de las enfermedades propias. Da la impresión de que el intercambio de diagnósticos, síntomas morbosos, remedios, tratamientos y secuelas tuvieran un poder anestésico, tranquilizante. Aunque también sucede que tal exhibición de los males del cuerpo equivale a desnudarse y, por tanto, puede dar pudor. Razón de más para extraer la parte de placer que hay en todo ello.

Pocas cosas reafirman más que un trío de supervivientes de cáncer de mama hablando de tetas. En ese corro de la patata no hay pudor ninguno, el trío sabe que enseñarse las cicatrices es terapéutico y hacer chistes sobre las prótesis mamarias; yo tengo una de Sofía Loren y la otra de Afrodita 1 y que no te miren con una suerte de compasiva vergüenza ajena es un gozo inexplicable con efecto placebo.

El día de San Valentín quedo con las Ágatas en la La Masía del Roxy para darle homenaje al valor (valor, valiente, valentín que ripio más malo) y poner en común proyectos, ruegos y preguntas. Las Ágatas siempre arriman el hombro cuando se navega en el mar de dudas.

Sobre el mantel blanco y las copas de vino rojo como la sangre, buñuelos de bacalao y un desparrame de efectos secundarios a corto y largo plazo. Las Ágatas hacen un registro de ellos para una aplicación de móvil de apoyo para cuando estás de quimio de mama. Así las cosas, entre las nubes amnésicas y que te estaba yo diciendo? el revolutum que es pasar revista a las adversidades pasadas, presentes y futuras, esas cosas dan mucha risa. Al lado de la servilleta y los huevos rotos con jamón (un regocijo para el colesterol) afirmamos que lo que llamamos efectos secundarios y tardíos, se cronifican en una o varias mutaciones químicas y la acumulación de metales pesados nos marca de por vida. Son cosas de celebrar por todo lo alto.

Mesa con mesa, un matrimonio octogenario  celebra su San Valentín de toda la vida y da cuenta lentamente de un cava catalán, de toda la vida. La octogenaria, de moño muy plateado y escultórico,  nos mira de reojo primero, solo acercando la oreja adornada de una perla de toda la vida. Quizás, por efecto del cava, quizás por el octagenario silencio reinante en su mesa, cada vez que levanta la copa y la ceja, nos mira, más interesada en nuestra algarabía farmacológica.

Nosotras a lo nuestro, a entender la magnitud de la palabra secuela, aceptar los dolores visibles e invisibles y caminar por este filo de la navaja arrimando el hombro, tomando nota, poniendo piedrecitas en el camino para no perdernos por los pasillos de los hospitales.

Se sobrevive claro, la vida tiene un precio y no hay más cera que la que arde, como decía madre.

Día internacional de la lucha contra el cáncer. Odisea espacial año 3

Aquí estoy flotando alrededor de mi nave
muy por encima de la luna
el planeta tierra es azul
y no hay nada que pueda hacer….

Space Odity, David Bowie

Escuchando cada año igual y cada año las mismas, muy parecidas y alarmantes estadísticas; “El cáncer es una de las enfermedades con mayor incidencia, prevalencia y mortalidad en nuestros días. En España es la segunda causa de muerte, la primera en el caso de los hombres, y las previsiones no son nada halagüeñas, ya que, según cálculos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en el año 2015 se diagnosticarán 220.000 nuevos pacientes -136.961 varones y 85.108 mujeres” y seguimos escuchando la palabra esperanza como centro del universo.

La esperanza, lo sabemos bien, es lo último que se pierde, por eso no me sufran, que no se va  de eso. En nuestro ADN sobrevivir está escrito en letras de oro, se resiste si o si a todo. No soy derrotista, se empuja, luego se vive.

Pero en estos días mundiales me siento en una galaxia muy muy lejana del pensamiento único, astronauta de mi misma, exploradora celeste.

Buscando el bienestar después de todo, en los hospitales y en los herbolarios, tanto montan para mí las virtudes del hipérico como los consejos del Dr No . La lucha tiene mil caras, cada cara una historia detrás. Algunas pareceremos flojas, débiles, pero ninguna, ninguno lo somos. La lucha la bate una/uno día a día con lo suyo. Quienes tenemos en nuestro curriculum la palabra cáncer al cubo nos alejamos de las estadísticas como del diablo.

No podía dejar de echarle un irrintzi al bicho, yo tampoco.

No me numeren. No quiero, no soy una estadística.

Invocación

hécate

Hécate reina de las sombras, de los muertos y las larvas

La que suscribe estaba escribiendo de hierbas que curan, ya se le conoce a Grettel K la querencia por los herbolarios. Asomada al azote del Diablo que así le llamaron en la Edad Media a la hierbaluisa de toda la vida estaba Grettel K  e invocando a Hécate como cada vez que la que suscribe tiene una revisión médica, un análisis, una ecografía, una mamografía, cualquiera de las pruebas acabadas en fía y su correspondiente visita a los infaustos lugares.  Visitas que suben el tono del zumbido de fondo hasta convertirse en un ruido insoportable, porque las revisiones anuales son el recordatorio del desastre y una partida más al juego maldito de las probabilidades.

Estaba Grettel K disimulando, vaya, eso que se nos da tan bien.

Entra un email con asunto escueto “por si te interesa” y un enlace,  que viniendo de quien viene piensa la que suscribe que la cosa irá de libros y mujerío. Pero no, el  enlace me lleva a una noticia de un diario de Granada. El titular :”María Belón hace llorar a cien oncólogos” muerta me quedo, cien oncólogos llorando, que desfase.

María Belón estudió Medicina y sobrevivió al tsunami de Tailandia, su experiencia homérica ha sido llevada a la gran pantalla y su personaje cinematográfico nominado al Oscar. María ha hablado en un Congreso de Oncología sobre su experiencia con el dolor y sobre la empatía médica. «Vosotros sois el tronco de vuestros pacientes. Ellos tienen miedo y sufren cuando conocen su enfermedad, en ese trayecto sois los que debéis cuidarlos y ser solidarios con su situación».

Gracias María, pienso antes de que Grettel K vengativa, me muerda por dentro.

Porque aunque agradezca a María que haga llorar a los oncólogos reunidos con su saber sobre el miedo, el dolor y el sufrimiento físico y moral,  da mucha rabia que los oncólogos escuchen sobre el dolor de los pacientes, pero no de los enfermos de cáncer si no de una colega, de alguien que lo puede entender desde su bando como ella misma dice, con sus mismos estudios. A pesar de que cada día escuchan sobre el dolor, sobre el miedo, la inquietud, el sufrimiento físico y moral parece que no les llega nuestro discurso, nuestro grito es en el desierto.

Cien oncólogos llorando por el dolor del enfermo es un paso adelante, por algún punto hay que empezar Grettel querida, dice la que suscribe, pero es verdad de la buena que los oncólogos deberían escuchar a los pacientes oncológicos, porque somos los pacientes de su especialidad, los que debemos arrancarles las lágrimas. Ahora, lo que nos hace falta, me recuerda Grettel, que se acuerden de esa emoción, en algún momento, cuando nos pasan consulta.

Y así fue como Grettel K invocó a Hécate reina de las sombras, los muertos y las larvas para que nos ampare en nuestra visita al sótano -1 y nos proteja de los llorones de la bata blanca, porque puestas a pedir, ni la que suscribe ni Grettel K queremos compasión, solo un poco de rigor, de empatía y de comprensión.

Día Internacional del Cáncer

soylalarva:

Porque hay un día para cada cosa, porque no quiero ver la vida através de unas gafas rosas

Originalmente publicado en Soy una larva:

pechosfuera

Leo en la web de AECC “El cáncer es una de las principales causas de muerte en España. Uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida. Aproximadamente el 40% de los cánceres se pueden prevenir”. Lo que no dicen aproximadamente es cuantos van a palmar, a causa de la toxicidad o de la enfermedad o ambas. Ya que tienen estadísticas para todo, me faltan datos. Leo y me congratulo viva, que tengo derechos,  escojo dos pero no crean que los elijo al azar:

DERECHO DEL PACIENTE DE CÁNCER A LA CALIDAD DE VIDA, A LA INTEGRIDAD FÍSICA Y PSÍQUICA Y AL RESPETO A SUS VALORES Y CREENCIAS.

DERECHO DEL PACIENTE DE CÁNCER A PARTICIPAR EN LA TOMA DE DECISIONES SOBRE CUALQUIER ACTO RELATIVO A SU ENFERMEDAD.

Como hoy es el día D ( hay un día para cada cosa)…

Ver original 338 palabras más

Rojo y Negro

Morrissey en El Ring de rojo y negro canta Asleep; “Cántame para dormir, no quiero levantarme solo nunca mas”. Imágenes de un joven y bello Ben Gazzara vestido de marinerito.

Morrissey empapa la camisa como si  sangrara. Delgado, etéreo, malvado y cruel suda a chorros por el escote hasta la cintura, camisa desabrochada como cuando era un ángel de cuatro ojos.

Pensamos irritados; Morrissey eres malo, violento pacifista, nihilista, irritante y un mago (de Oz o un sitio peor) Me elevas y me dejas caer con las piernas temblando tragando nostalgia y rabia porque te haces de rogar como si tus canciones preciosas fueran el Grial.

No eres fácil, ni angelical, ni concedes una lágrima de cristal a la desesperada nostalgia fan, que malo eres Mozz.

Cierro los ojos y me dejo llevar por tu duelo trágico, por tu voz tan delicada como el ala de una mariposa, evocadora de imperdibles y boina escocesa.

Cántame para dormir, no quiero levantarme solo nunca mas”

Cierro los ojos y allí, al final de The Ring, en medio de un mar de Heineken, con las sandalias pegadas al piso, Grettel K llora como la niña que va a seguir siendo forevermore.

Abro lo ojos y veo  recortada de la silueta dorada de C y siento en mi espalda el cuerpo de L protector.

Cierro los ojos. Venga ya Mozz, cántame para dormir, tengo tanto sueño y tan pocas ganas de despertar.

Se hace el silencio y se nos encoge el corazón….y te vas? y te vas? y ya te has ido?

El muy maléfico Morrissey de negro y desdén riguroso canta la última canción de la noche, mi canción.

“Soy el hijo y el heredero 
de una timidez  criminalmente vulgar
Soy el hijo y el heredero
de nada en particular
 Cierra la boca
¿Cómo puedes decir
Que hago las cosas de manera equivocada? 
Soy  humano y necesito ser amado. 
Igual que todos los demás.”

Dicen los mordaces y los fans de serie B, que se te ama y se te odia por igual.

Yo te amo Mozz, maldito seas.

Taradas

_visd_0000JPG00UWA

                   “Convertir la debilidad en fortaleza, que lo malo también va con lo bueno. Que si la cebra no tuviera un ataque de pánico cuando ve al león y saliera corriendo despavorida, moriría sin piedad. El miedo también es estar vivo”

Marga Sáenz Herrero

Llega “Tarhadas” a mis manos a través de LaTaller que es la mujer con los ojos más grandes de Bilbo.

Lo abro al azar; Suicidio crónico y casi lo cierro del susto, pero no puedo. Leo desordenadamente, del derecho del revés, de abajo a arriba y allí me veo por todas las costuras, en los puntos y las comas. Como si lo hubiera escrito yo, o casi.

Empiezo por el principio, Tarhadas es un libro de duelo, de una psiquiatra que llora por las esquinas y en los autobuses. Habla al mismo tiempo de su dolor y de el de sus pacientes. Sus pacientes se intentan ahogar con las almohadas y se ligan a los asistentes sociales, quebrantan las leyes. Sus pacientes tienen mucho éxito escondiendo cardenales, son perfectas amas de casa felizmente casadas, madres amantísimas, cobardes, valientes, triunfadoras, escoria de una sociedad que no tiene en cuenta a quien lo pierde todo.

Todas somos unas tarhadas y que nos dure, como dice Marga; “…los estigmas y los síntomas salen, el cuerpo no es mentiroso. Podemos  mentirnos a nosotras mismas, pero el cuerpo no miente. ¿Es eso lo que es ser una mujer heterosexual sana? Si hay que posicionarse en eso, yo estoy con las locas. Desde el principio. Eso es algo que no se puede explicar a los residentes que empiezan a formarse como terapeutas. Hay algo emocional que ayuda a entender y empatizar con la persona que tienes enfrente. No se puede enseñar. Pero queda  todo por aprender de ellas. De las llamadas taradas.”

Debemos leer este libro único, doloroso, comprensivo, reflexivo, desgarrador de principios cortados por el mismo patrón. Transgresor de preceptos escritos en libros de texto. Marga nos ha echo un regalo juntándonos a todas en unas páginas que estremecen y lo que es mejor aún; unas páginas donde cada una permanece.

Una odisea espacial

IMG_7803

Soy una Larva

Soy una Larva.

Ágatas

 

agatas

                      “Todo en esta vida tiene un propósito. Hasta esta piedra…No, no sé cual es propósito de esta piedra. Pero debe tener uno. Porque si esta piedra no tiene un propósito, entonces nada tiene sentido. Ni las estrellas.

Y tú también, tú también tienes un propósito.”

La Strada  Federico Fellini.

 

Dicen que las ágatas según su color tienen un don, siempre equilibrador del sistema nervioso, sus propiedades abren chakras y nudos ancestrales. Que su color define dones y personas y que la intensidad de su energía está conectada con su pureza.

Las Ágatas pueden ser amarillas, azules, verde, fuego, coralinas o lilas y cada una de ellas se coloca en la puerta abierta o cerrada, de un chakra, que para gustos hay creencias, conectando así,  con la energía universal.

 En Barcelona hay un grupo de Ágatas humanas que también dan paz y saber, equilibran el sistema nervioso y te conectan, esta vez, con la realidad y con lo que debes saber para afrontar un cáncer de mama.

Estas Ágatas han sido o son enfermas de cáncer de mama. Cada una con su experiencia y los saberes acumulados ponen lo que tienen para dar cobijo y desenredar una madeja, librar un laberinto, resolver el jeroglífico vital.

Es un club de ex combatientes, podríamos decir, pero también es una barricada.

Debería haber un grupo de Ágatas en cada Unidad de Mama de cada hospital público y privado. Para poder entender este idioma nuevo que no sabemos conjugar, para poder tomar decisiones sin atentar a nuestros propios principios, consensuando. Para poder comprender cuan largo es el camino y la importancia de tomar consciencia para siempre jamás. Para informar de lo que te preocupa y escuchar lo que te callas, porque ya se lo has preguntado todo a Mrs Google.

Con un talante más que científico, las Ágatas quieren poner en marcha  Xemio. ¿Quieres saber qué es XEMIO ?

Xemio será una aplicación para el móvil nuestro de cada día, para apoyo de pacientes con cáncer de mama, durante el proceso de quimioterapia. Para responder a las preguntas que nos plantea la quimio. Se podrá consultar y reportar efectos secundarios, con consejos de qué hacer en cada caso, elaborado por un equipo médico multidisciplinar y valorado por las pacientes.

 

Yo conozco a esas Ágatas, si las necesitas; silba, en tu ayuda vendrán, doy fe.

Las vas a encontrar en:

 

http://www.grupagata.org

 Si quieres colaborar, visita la web de xemio.org, un proyecto de la Fundación iSYS

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 749 seguidores